Como meditar en casa

Cuando logramos que una meditación sencilla se convierta en un hábito llega a darnos una gran cantidad de beneficios en nuestra vida en general, sobre todo mejorando nuestra salud y estado anímico generando así una sensación de bienestar continuo que se refleja también en nuestro entorno.

La cantidad de personas que van descubriendo los beneficios de meditar son cada vez más y lo primero que quieren saber es cómo meditar en casa. Lo ideal es asistir a un lugar para meditar junto a un profesional, pero por diferentes motivos puede no estar entre tus posibilidades.

Hacerlo en solitario y en nuestro hogar es igual de válido que hacerlo en un espacio destinado a la meditación con guías presenciales. Hoy puedes acceder a distintos tipos de meditaciones guiadas para principiantes que te marcarán un camino de aprendizaje sobre cómo meditar en casa volviéndolo mucho más sencillo y claro.

Aprender cómo se medita en casa no es tan complejo. Solo debes crear un espacio donde meditar donde estés libre de distracciones. Durante ese tiempo de meditación no deberías ser interrumpido por ninguna presencia ni ruido del exterior. Es un valioso tiempo que debemos dedicarlo a nosotros mismos y así debes considerarlo.

Como meditar en casa

Elegir el lugar para meditar en casa

El primer paso es encontrar el sitio ideal para meditar en casa. Lo mejor sería que pudieras tener una habitación extra dedicada exclusivamente a la meditación ya que tu cuerpo y mente sabrán que cuando entras en ella se trata de los momentos de descanso.

Pero si no la tienes, no te preocupes, aun es posible realizar la meditación en casa. Elige un sitio en donde te sientas cómodo, sin ruidos exteriores y que no haya aparatos electrónico alrededor. Una vez que lo has definido adecúa ese espacio para que se vea lo más armonioso posible.

Puedes elegir colocar una velas, unos inciensos para cambiar la energía del lugar o unas flores que ayuden a conectar también con la naturaleza. En cualquier caso, deberá ser un espacio tuyo propio y debes buscar que te agrade estar ahí.

Si vives con más personas en el hogar indícales que empezarás a meditar y que por favor, ese espacio debe ser cuidado y protegido o al menos que durante ese tiempo no se te interrumpa bajo ninguna circunstancia.

Cualquier lugar es bueno si te permite estar cómodo y centrado, totalmente inmerso en la actividad cuando buscas cómo meditar en casa en tus inicios.

Ropa, accesorios y postura

Una vez definido el lugar, elige la ropa que vas a utilizar para meditar. Lo adecuado para meditar y estar en el aquí y el ahora es llevar ropa cómoda.

Quítate el calzado y elige una prenda de vestir ancha pues es la mejor alternativa para sentirte listo para meditar. Olvídate de prendas ajustadas y quítate el reloj u otros complementos que puedan ser molestos.

Debes sentir la mayor comodidad posible. Muchas personas hacen uso de un pijama o similar ya que suelen ser las prendas más cómodas que tenemos en el hogar.

Siéntate de manera correcta

Para meditar debes sentarte de manera correcta, es decir, en el suelo con la espalda recta, pero sin tensiones, respirando hondo y manteniendo los hombros y brazos relajados. Algunas personas prefieren sentarse en una silla o de rodillas en vez de la clásica postura, y también existe la meditación tumbada. Sea cual sea la posición que adoptes, la espalda siempre debe estar recta y el cuerpo, especialmente los hombros y brazos, relajados.

Lleva tu atencion a un objeto

Mantén tu atención en un objeto o, preferentemente, en la respiración (con los ojos cerrados) cuando te inicias en la práctica meditativa. Más adelante, puedes realizar otros tipos de meditación, como el “escáner corporal” o la meditación centrada en los sonidos.

Acepta los pensamientos que surgen y sigue adelante

Es habitual que, durante la práctica de la meditación, te distraigas con distintos pensamientos: problemas personales, incomodidad del momento o inseguridad sobre si estás haciendo bien la meditación o no (algo frecuente cuando nos iniciamos en esta práctica). Pero esto es algo normal y debemos aceptarlo.

La meditación se centra en la idea de que el bienestar psicológico es un estado que emerge de la aceptación de los pensamientos, emociones y sensaciones corporales sin intentar eliminarlos ni modificarlos, simplemente hay que observarlos en forma no enjuiciadora. Así que cuando aparezcan estos pensamientos, simplemente vuelve a centrar la atención en el objeto o en tu respiración.

¿Cuanto tiempo medito?

Cuando te inicias en la meditación, debes empezar poco a poco para luego ir aumentando el tiempo. Es ideal comenzar con la meditación de un minuto, para progresivamente llegar a los 20 o 30 minutos diarios que te ayudarán a mejorar tu bienestar. Aumenta tu tiempo de meditación de forma progresiva sin imponértelo como una obligación, sino como algo que disfrutas.

Cuando la meditación termine, ve abriendo los ojos poco a poco para volver a la realidad así como también comienza a mover tus extremidades tanto las manos como los pies haciendo que reacciones y salgan de ese estado de relajación absoluto. Al incorporarte ten cuidado de no marearte.

Conviértelo en tu rutina diaria

Con la práctica descubriras que cómo meditar en casa ya no es un misterio. Es algo que con voluntad y paciencia puedes conseguir. Se trata de convertir esta práctica en un hábito en tu vida, que puedes hacer en cualquier momento y en ese lugar tan especial en tu hogar que haz decidido dedicar a la meditación.

Ve avanzando poco a poco y si lo deseas puedes ayudarte de meditaciones guiadas para conocer técnicas y encontrar la postura y método que más se adecúa a ti, ya que como dijimos anteriormente, a pesar de que quieras aprender cómo meditar en casa, para cada persona es diferente y debe buscar su propio camino.

Notarás como tus pensamientos cambian y que son mucho más positivos y focalizados en el presente. Se trata de un cambio de vida, pero no momentáneo, de un cambio de vida de hoy y para siempre.

Deja un comentario