¿Cómo ayuda el Yoga a la mente?

El yoga es un ejercicio de baja intensidad que mejora nuestra salud física, pero también al promover el equilibrio de ambos notarás como ayuda el Yoga a la mente. Profundiza en los beneficios que su práctica regular aportan a tu vida.

El Yoga es una práctica para todo público, cuenta con movimientos y posturas para todas las personas sin importar su condición física o etaria.

Si no conoces nada sobre esta práctica la primera pregunta es ¿Qué es el yoga? El yoga es una disciplina y no un deporte, porque no trata solo de cultivar el cuerpo, sino también la mente, y el alma. ¿Quieres conocer todos sus beneficios físicos, mentales y espirituales? ¡Comencemos!

El yoga es una disciplina que cultiva la unión entre cuerpo y mente. Promueve el equilibrio de ambos para generar bienestar de manera integral. Lo mejor de todo, es que la ciencia ha podido confirmar sus aportes a la salud.

Muchos creen que todos los beneficios giran en torno a la liberación de estrés y el cultivo de la espiritualidad, pero en realidad, esta práctica tiene mucho más para ofrecer.

  • Beneficios mentales:
    • Concentración. La penetración de las posturas de yoga profundiza y extiende la concentración, la memoria y la atención.
    • Estabilidad emocional. El contacto con el yo interno nos da perspectiva sobre la vida y aísla la mente de las alteraciones.
    • Paz. Tranquilidad mental, tolerancia en la mente y la absorción en el yo interno genera un estado permanente de paz y tranquilidad.
    • Autoreconocimiento. Desarrolla las habilidades necesarias para comprender el funcionamiento de la mente a través de la observación de la actividad del propio cuerpo y de la respiración.
    • Desarrollo integral y progresivo de mente y cuerpo. Facilita la expresión de los potenciales del practicante y fortalece su autoestima.
  • Beneficios espirituales:
    • Sabiduría. Una práctica persistente desarrolla el conocimiento que florece como sabiduría.
    • Libertad. La ecuanimidad y la sabiduría conducen a la experiencia de libertad en la vida diaria.
    • Integración. La exploración regular y la conexión de las capas mentales, espirituales, físicas y emocionales conducen a un estado íntegro de armonía.
    • Descanso mayor durante la noche.
    • Calma. Conocerás otra forma de afrontar los problemas.

Reduce el estrés

El estilo de vida de las sociedades occidentales puede llevar a muchas personas a padecer estrés, causando problemas de salud psicológica como depresión, ansiedad, etc.

La práctica de yoga reduce los niveles de cortisol, una hormona que se libera en respuesta al estrés.

El cortisol es necesario para el cuerpo ya que regula y moviliza la energía en situaciones estresantes, pero si tenemos demasiado o aumenta en situaciones que no lo necesitamos, produce muchos efectos secundarios.
Practicando yoga se reducen los niveles de esta hormona, y por tanto, se reduce el estrés.

Mejora el sueño

La serotonina (5-HT) es un neurotransmisor que deriva de un aminoácido llamado triptófano. Envía mensajes dentro del cerebro y a través del sistema nervioso, y participa en muchos procesos como el de regular el humor o el apetito. Además, una de sus labores principales es aumentar la producción de melatonina, una hormona que regula los ciclos del sueño.

Para conseguir un descanso apacible, asimismo, la serotonina interviene en el control del estrés y la temperatura corporal.

La práctica del yoga aumenta los niveles de serotonina por lo que ayuda a dormir mejor.

Mejora el humor

Como hemos comentado en el punto anterior, la serotonina (5-HT) también regula el humor. Niveles bajos de 5-HT se asocian a conductas depresivas y obsesivas. La práctica regular de yoga, produce mejoras significativas en pacientes con depresión y ansiedad de manera similar al ejercicio físico, debido al aumento de serotonina.

Como el Yoga mejora nuestra mente

Alarga la vida y previene las enfermedades degenerativas

Investigadores estadounidenses de la Escuela de Medicina de la Universidad de Harvard y el Hospital General de Massachusetts han demostrado, tras un estudio, que el yoga y la meditación aumentan el tamaño de los telómeros, unas estructuras que se localizan en los extremos de los cromosomas y que se relacionan directamente con el envejecimiento, el desarrollo de ciertas patologías e incluso con una muerte prematura.

El estudio concluye que parece existir una correlación positiva entre telómeros sanos y de gran tamaño, y el incremento de longevidad, la prevención de enfermedades degenerativas y la salud de las personas. Hacer yoga solamente 15 minutos al día es suficiente para producir cambios bioquímicos en el cerebro y las neuronas.

Mejora la concentración

Los practicantes de yoga mejoran la concentración, coordinación, tiempo de reacción, memoria, el aprendizaje y muestran una mayor habilidad para resolver problemas.

20 minutos de yoga al día son más beneficiosos a nivel cognitivo que una sesión de actividad física intensa.

Mejora el rendimiento mental y la memoria

El yoga es también una magnífica herramienta para potenciar nuestra claridad mental y facilitar la toma de decisiones. Su práctica nos ayudará a concentrarnos, a evitar distracciones y además potenciará nuestras capacidades memorísticas.

Aumento de la autoestima

El yoga nos ayudará a sentirnos mejor con nosotros mismos, favoreciendo una mejora en nuestra autoestima. Los asanas y la meditación nos ayudarán a auto examinarnos y a eliminar los pensamientos autocríticos que tanto daño hacen a nuestra salud mental, a la vez que fortalecemos nuestro cuerpo.

Ayuda a vivir el presente

Pensar constantemente en el pasado o anticiparse el futuro es la lucha interna muy común. A menudo, es difícil conectarse con el presente y vivir el momento sin perturbarse a profundidad. Sin embargo, el yoga puede facilitar la gestión de la tensión y prevenir que se agudice. ¿Cómo? Ayudando a centrar la mente en la ejecución de movimientos y la propia respiración para lograr una postura.

Permite desarrollar la espiritualidad

No hace falta ser practicante de una religión para encontrarle sentido espiritual a tu vida. Disciplinas como el yoga pueden contribuir a ello, pues promueven hábitos de pensamiento y conducta positivos, sobre todo, en términos de coherencia.

Al ayudar a vivir en el presente, centrar la atención en una cosa a la vez, mantener una buena conexión con la propia esencia, promover un comportamiento coherente y asertivo, también facilita que cada quien desarrolle su espiritualidad y encuentre bienestar en ello.

Adicionalmente, practicar yoga también puede ayudar con las siguientes afecciones:

  • Dolor de espalda
  • Depresión
  • Reduce su presión arterial y su frecuencia cardíaca.
  • Mejora su coordinación.
  • Ayuda a dormir mejor.
  • Ayudara a la digestión.

En cuanto a los beneficios físicos, el yoga mejora y aumenta la flexibilidad; no obstante, cabe resaltar que en un inicio las posturas podrán parecer complicadas de realizar, pero con el tiempo la flexibilidad muscular irá permitiendo a las personas conseguirlas.

Deja un comentario