Vinculación entre asanas, chakras, nadis, kundalini y prana

Si bien al principio de la práctica del yoga el nivel físico será el primordial, a medida que avanzamos, se observa el progreso hacia una mayor consciencia de la circulación de la energía vital (prana). A su vez, el despertar del Kundalini, la energía psíquica total, es el objetivo primordial de la práctica del yoga.

Las asanas están concebidas para obtener la limpieza, purificación, desintoxicación y estimulación de los canales energéticos (nadis), así como la activación de los chakras, obteniéndose estados de consciencia profundos y elevados. En tal sentido, se entiende que el hombre posee un cuerpo pránico o energético, constituido por una red de canales energéticos, así como un cierto número de centros de acumulación, transformación y redistribución de la energía denominados chakras .

Los chakras son zonas de energía que el antiguo sistema curativo hindú sitúa en siete centros importantes a lo largo del cuerpo. Los chakras simbolizan la conexión entre lo físico y lo espiritual. El equilibrio de los mismos es sinónimo de salud, pero cuando hay desequilibrio en dichos chakras puede manifestarse a través de problemas mentales, emocionales o fisiológicos.

Los chakras, como transformadores de energía pránica, se encargan de convertirla en energía psíquica y fisiológica y como distribuidores, regulan su empleo por medio de los nadis. En tal sentido, por la red de nadis fluye la energía. Los chakras entonces se corresponden con los plexos nerviosos y los nadis, con los nervios y vasos sanguíneos.

Búsquedas populares para esta entrada:

Leave a Reply